IMPOSIBILIDADES POSIBLES DE LOS VIRUS

Gélidos, Omnipresentes, No vivos, Incomensurables, Suscedáneos, Primitivos.

¿Que no lo puedes creer? -repitió la Reina con mucha pena; -prueba otra vez: respira hondo y cierra los ojos.
Alicia rió de buena gana: – No vale la pena intentarlo -dijo. Nadie puede creer cosas que son imposibles.
-Me parece evidente que no tienes mucha práctica -replicó la Reina. – Cuando yo tenía tu edad, siempre solía hacerlo durante media hora cada día. ¡Como que a veces llegué hasta creer en seis cosas imposibles antes del desayuno!-

Alicia a través del espejo, Lewis Carroll. 
Micrografía electrónica del momento de infección del SARS CoV-2 en las células alveolares de un sujeto infectado. Créditos: Manuel Rosa-Calatrava, Inserm ; Olivier Terrier, CNRS ; Andrés Pizzorno, Signia Therapeutics ; Elisabeth Errazuriz-Cerda UCBL1 CIQLE. VirPath (Centre International de Recherche en Infectiologie U1111 Inserm – UMR 5308 CNRS – ENS Lyon – UCBL1). Colorisé par Noa Rosa C. http://www.inserm.fr/

Alicia no podía creer que la Reina Blanca tuviera más de cien años y tener un aspecto joven. De ahí viene la reacción de ella ante la incredulidad de la niña de 7 años – llegué hasta creer en seis cosas imposibles antes del desayuno!

Análogamente a Alicia, nosotros constantemente estamos interactuando con noticias y argumentos científicos provenientes de diversos medios de comunicación, por ejemplo el tema de los virus, que ha tomado un gran auge en este año, por diversas razones. Mucha gente se ha interesado en difundir y compartir información sobre ellos. Una parte de ella ha ayudado a la información de la gente durante la pandemia del COVID-19  pero otra ha contribuído a la desinformación, también. 

¿Cómo saber si es posible o no lo que nos dicen, escuchamos o leemos? 

En este artículo me refiero a las “imposibilidades” como esas incertidumbres presentes cada que llega a nosotros información nueva . Como un ejercicio que te sugiero seguir cada vez que leas o escuches alguna afirmación de índole científica.  

Lewis Carroll se refería en este diálogo a tener fé y creer que las cosas pueden ser posibles, pero en este caso juega el rol de un pensamiento crítico, cuestionarnos si la información disponible puede ser falseada, es vital para nuestro entendimiento como sociedad.  

Veámos si estas 6 imposibilidades sobre los virus pueden ser posibles:

  1. Existen millones de millones de millones de millones de millones…. De virus en el planeta.
  2. Los virus no están vivos.
  3. Los virus infectan a cualquier ser vivo. Eso incluye a las bacterias.
  4. Tienen aproximadamente 3 billones de años en el planeta Tierra.
  5. Sólo el 5% de su genoma contiene información propia de virus.
  6. Existen virus en hielo de los glaciares.

Existen millones de millones de millones de millones … De virus en el planeta

Mientras buscaba la información necesaria para comprobar la posibilidad de esta “imposibilidad”, me dió mucha curiosidad pensar en la magnitud de una cantidad tan grande. Millones de millones. Casi podríamos llenar  dos y media veces el volumen de la tierra (10e12 km3) con ellos. Incluso busqué la posibilidad de que existiera un número equiparable entre los virus y las bacterias, y casi lo es. Aproximadamente en el planeta Tierra existen 5e20, bacterias.

Hay más bacterias en el planeta, que estrellas en el universo y hay más virus en el planeta, que las propias bacterias. Aún así la magnitud de los virus sigue ganando. 

Se ha estimado que existen aproximadamente, 10e31-e32, es decir (100 millones de millones de millones de millones….) de virus en nuestro planeta. Esto quiere decir que sobrepasan la variedad de células que podrían ser hospederas, incrementando la probabilidad de infectar cualquier célula disponible. 

 Los virus no están vivos

Hace unos meses, cuando la pandemia del SARS-CoV2 estaba colonizando a muchos países del mundo, surgieron varias preguntas que mis compañeros cercanos me hicieron. Una de ellas fue ¿Los virus están vivos? …
En mis recuerdos de las clases de la carrera de Biología, están varios argumentos de mis profesores que podría parafrasear diciendo: “Algunos dicen que sí y otros que no.”

Pero me quedó la curiosidad si aún persistían los argumentos ante esas dos posibilidades y buscando información al respecto encontré más de un artículo científico que me respondió la misma incertidumbre, sin embargo la revisión teórica de  David Moreira y Purificación López García, especialistas en biología evolutiva, aterrizan muy bien los puntos a favor de aceptar a los virus como entidades no vivas. 

Muchos de los puntos que ponen esta postura en duda giran en torno a la ambigüedad de la definición de “vida”, pero aún así bajo la definición más sencilla y reducida, los virus no son considerados seres vivos por el hecho de que dependen de una célula, para poder cumplir con las dos características que carecen: replicación de su material genético y evolución. Si un virus no encuentra célula a la cual parasitar e infectar, este sigue siendo una cápsula con una copia de material genético en el mundo. 

Los virus infectan a cualquier ser vivo. Eso incluye a las bacterias.

Como mencioné en la imposibilidad de arriba, los virus no pueden replicarse ni evolucionar sin depender de una célula que los hospede. A cualquier ser vivo, ya sea que estén conformados por varias células como todos los eucariontes: Animales, hongos y plantas (estos dos últimos existen en composición multicelular y unicelular) o por una sóla, como las bacterias. 

Comparación de tamaños de las partículas que puede filtrar una máscara n95, del virus del SARS-CoV2, una bacteria, una partícula de 2.5 micras, un globulo rojo y una partícula de 10 micras. Créditos: https://seetheair.wordpress.com/

Un estudio de David I. Stuart, especialista en virología de la Universidad de Oxford, menciona algunas teorías sobre estos organismos poseedores de una gran diversidad en su contenido genético y cómo esto los hace específicos al momento de infectar, es decir, un virus de bacterias no infecta a células animales, ni de plantas ni hongos, etc. Esto se debe a que la información genética que traen consigo es selectiva para células específicas. Como sabemos, las bacterias forman parte de muchos organismos. Por ejemplo dentro de nosotros existe todo un ecosistema bacteriano que nos protege de muchas infecciones. Sin embargo, este ecosistema se puede alterar por la entrada de otras bacterias y peor aún si esas bacterias están infectadas con virus. Un ejemplo de esto es la infección del norovirus en un tipo de nuestras bacterias intestinales, que puede llegar a provocar, cólicos, náuseas y diarrea.  Un escenario fatal, cuando se juntan los dos. 

Tienen más de 3 billones de años de existencia.

En este punto las imposibilidades anteriores nos ayudan a comprender si esta es posible. Les daré dos pistas: Los virus no pueden replicarse ni evolucionar sin una célula a la cual infectar. Las bacterias existen hace casi dos billones de años, justo cuando el planeta Tierra comenzaba a tener oxígeno en su atmósfera. 

Quizás con esas dos pistas hayan llegado a la conclusión de que los virus no pudieron haber existido antes que sus hospederos (las células). Pero existen organismos aún más primitivos que las bacterias, que  existieron en los primeros años de vida del planeta tierra, cuando no había oxígeno. Se trata de las arqueas, son organismos unicelulares similares a las bacterias, pero a ellas se les considera extremas por las condiciones ambientales en donde pueden llegar a vivir. 

Y lo imposible, se vuelve posible con lo siguiente: ¡Existen reportes de infección viral en arqueas! 

¡Sorprendente! ¿No? David Prangishvili, profesor del Instituto Pasteur en Francia, confirma en su estudio que aquellos virus que infectan a las arqueas, poseen morfologías e información muy distinta a los que infectan a las bacterias o a los organismos eucariontes. Eso quiere decir que los virus existían ya desde las primeras formas de vida en el planeta, o sea, hace más de 3 billones de años.  De hecho dentro de las teorías sobre el origen de la vida, existe una que considera a los virus no como entidades vivas, pero sí como los primeros portadores de un remanente (la información genética que contienen en sus cápsulas) elemental de las primeras formas de vida. 

La teoría más aceptada sobre el origen de la vida es la de Oparin, que sugiere a la primer forma de vida, como consecuencia de una evolución química de moléculas de carbono, hasta llegar a la formación de las células. 

Sólo el 5% de su genoma contiene información propia de virus

Recordemos cómo son los virus, cómo sabemos que están constituidos. Tienen una membrana lipídica en la cual se encuentran algunas proteínas que servirán de reconocimiento a la membrana celular que vayan a infectar. Dentro de esa membrana lipídica está contenido el material genético con otras proteínas que pueden servir como enzimas facilitadoras de la infección de dicho material con el DNA que contenga la célula infectada. 

Esta maquinaria tan sencilla ha sido estudiada por años. Tanto que a la fecha se tienen descritas las variedades de virus existentes y que han sido descubiertos, en el planeta Tierra y también la secuenciación completa de su información genética.

El grupo de David Moreira sugiere la posibilidad de que gran parte de la información genética de los virus, pertenezca a los seres vivos que pueda infectar, lo cual suena lógico bajo los argumentos que hemos descrito hasta ahora.
Si al infectar la célula, sea cual sea, adquiere nueva información y se la queda y usa a su conveniencia es posible creer que gran parte de su información  (sea de arqueas o de bacterias o  de todos los organismos eucariontes que fueron sus víctimas).
Moreira confirma en su estudio que el 56% del genoma viral tiene un origen eucarionte, el 29% es bacteriano, el 1% es de arqueas y  sólo el 5 % es propio de los virus; teniendo además un 9% más del que aún no se tiene claro el origen.

 Existen virus en hielo de los glaciares

La primer imposibilidad posible que discutí fue la cantidad de virus que hay en el planeta Tierra, y para finalizar esta nota, lo haré con la imposibilidad de que quizás hay muchos más. 

Existen otras variedades de virus que se han conservado en los glaciares del Noroeste del Tibet y posiblemente en otras regiones también. Recientes investigaciones en este continente han dado luz a este descubrimiento. Un grupo de científicos de la Universidad de Ohio, confirmó la existencia de microorganismos en los glaciares de la Antártida. Al menos 4 nuevos géneros de virus más que añadir a los millones de millones de millones…. que hay hasta el momento. 

Tal vez deberíamos ocuparnos más por las actividades para desacelerar el cambio climático. No queremos más virus, o al menos yo no. 

Hemos finalizado esta nota. Ahora es momento de preguntarte, si estos argumentos ¿Te parecen posibles? ¿Lo que acabas de leer, puede ser falso?

Todos los argumentos sobre la posibilidad de nuestras 6 imposibilidades, son teorías.
No hay una definición concreta para ninguna. Pero en realidad así es la ciencia, no es absoluta, está llena de hipótesis y supuestos que conforman a estas teorías que podrían cambiar en cualquier otro momento de hallazgo.
Quizás a finales de año, nos sorprendan las investigaciones y salga otra imposibilidad más que añadir a esta nota.

Si quieres saber más sobre el tema:

  • Moreira, D., & López-García, P. (2009). Ten reasons to exclude viruses from the tree of life. Nature Reviews Microbiology, 7(4), 306-311.
  • Bamford, D. H., Grimes, J. M., & Stuart, D. I. (2005). What does structure tell us about virus evolution? Current Opinion in Structural Biology, 15(6), 655–663. doi:10.1016/j.sbi.2005.10.012
  • Prangishvili, D. (2013). The wonderful world of archaeal viruses. Annual review of microbiology, 67, 565-585.

1 thought on “IMPOSIBILIDADES POSIBLES DE LOS VIRUS

  1. Muy buen artículo Ana. Se me hace chistoso que uses los billones a la usanza gringa: como sinónimo de mil millones. Creo que aquí la gente está más acostumbrada a interpretarlo como un millón de millones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Instagram