-Adiós, Hari, amor mío. Recuerda siempre… todo lo que hiciste por mí.
-No hice nada por ti.
-Me amaste y tu amor me hizo… humana.
Sus ojos seguían abiertos, pero Dors había dejado de funcionar.

Estas fueron los últimos momentos que Dors Venabili y Hari Seldon compartieron durante la casi nostálgica novela “Hacia la Fundación”, escrita por Isaac Asimov. Sin duda, la carga emocional detrás de estas palabras bien podría haber surgido de la interacción entre dos personas que han compartido momentos relevantes de sus vidas. Sin embargo, en esta y otras historias, Asimov esbozó (y casi profetizó) un futuro en el que los avances tecnológicos de la humanidad habrían hecho posible la existencia de robots cuyo aspecto físico e intelectual sería difícil de diferenciar al de un ser humano, lo cual eventualmente resultaría en el surgimiento de un lazo afectivo entre los creadores y sus creaciones.

Personajes principales de la trilogía original de “La Fundación” de Isaac Asimov.

Antes de la década de los 90’s, periodo en el cual Asimov redactó la mayor parte de sus obras, este tema continuaba desarrollándose de manera más cercana a la ciencia ficción que a la realidad. Sin embargo, los progresos y los resultados actuales en el área de la Inteligencia Artificial (IA) y la robótica, no solo han permeado en la vida cotidiana de las personas, sino que han brindado las primeras muestras de una realidad en donde la convivencia humano-robot humanoide no parece del todo imposible. El ejemplo más reciente de ello es Sophia, la robot que ha acaparado la atención, curiosidad, los comentarios, la crítica e incluso el temor de distintas personas alrededor del mundo durante los últimos meses. Aunque las reacciones generadas por Sophia desde su aparición en distintos medios podrían parecer triviales, constituyen la materia prima para retomar uno de los interminables debates que involucran a científicos, ingenieros y diversos sectores de la sociedad: las consecuencias del desarrollo tecnológico y del mismo proceder científico.

Seguir leyendo:

Todos la llamaron Sophia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Instagram
EMAIL
RSS